Orientación Familiar

La familia no puede seguir marginada de los tratamientos como lo ha estado hasta la fecha y aún en muchos sitios lo sigue estando. La familia tiene que tener su lugar. Y no sólo en las situaciones de urgencias, sino que queremos verla con una frecuencia de una vez al mes o cada dos meses.
Algunos pacientes no querrán que su familia venga, pero las situaciones en las casas se vuelven agobiantes y como familiar te puedes sentir impotente, perdido, sin saber si lo que haces está bien o mal, incluso a veces con miedo, miedo de que pase algo realmente malo, o de que simplemente no haya mejoría y las cosas se cronifiquen.
Muchas familias necesitan ser orientadas o guiadas por profesionales. Si el hijo, esposo, pareja no quiere consultar, lo puede hacer la familia y para sí misma. En España todavía no es una consulta frecuente la orientación familiar pero cada vez lo está siendo más. Ante la duda, consulten. A uno le ronda la idea de dejarse ayudar hasta que se libera y decide hacerlo. Da el paso.
Scroll up Drag View